¿Necesitas hacer una Consulta?

Gromming: Acoso sexual a menores por Internet

El gromming o acoso sexual a menores por Internet es más común de lo que creemos. Como peritos informáticos sabemos que es cualquier conducta de maltrato, hostigamiento o persecución que afecten de manera psicológica o física, realizada por una persona o un grupo de personas a un individuo o colectivo. Internet, principalmente las redes sociales, son una puerta más, por donde los acosadores pueden acceder, protegidos por una pantalla, a nosotros.

Qué es el gromming o acoso sexual a menores por Internet

 El acoso sexual a menores por Internet, también conocido como grooming, comienza cuando un adulto manipula y extorsiona a un menor para ganarse su confianza y así conseguir datos personales, vídeos o imágenes íntimas.

La polarización de las redes sociales y las nuevas tecnologías ha traído sus inconvenientes. Entre ellos, abrirle la puerta a la vulneración de los derechos de los menores. Estos se ponen en situación de riesgo con mucha facilidad.

La palabra grooming proviene, etimológicamente, del inglés, pudiendo traducirse como “engatusar”. Esta es una forma más de pederastia, pedofilia y pornografía infantil.

El abuso sexual se realiza a través de Internet, principalmente por las redes sociales. Estas herramientas son un camino fácil para el acosador, gracias a la accesibilidad y el anonimato que estas proporcionan.

En nuestro país, este delito se encuentra recogido en el artículo 183 bis del Código Penal. En él se definen los actos por los cuales, el acosador puede acercarse a la víctima, con el fin de cometer delitos de abuso o agresión sexual, corrupción y prostitución infantil. También están recogidos los actos de captación de menores por medio de Internet con fines de exposición sexual, articulo 185 del Código Penal, y la venta de pornografía de menores, articulo 186.

Cuando un adulto incita a un menor a verse en persona, quedando presente la intención de actos sexuales, se le podrá castigar con penas entre uno y tres años de prisión o multa entre doce o veinticuatro meses. Dichos castigos se verán agravados si, dicho acercamiento con el menor, se ha llevado a cabo mediante amenazas o engaños.

¿Cómo proceden los acosadores?

La forma de proceder más común que tienen los acosadores, es creando un perfil falso. Haciéndose pasar por un menor, para poder relacionarse con la victima de  la manera más cercana posible. Para lograr su objetivo, manipula a los niños de tal manera, que estas, inconscientes de su vulnerabilidad, le dan datos personales, fotografías y vídeos privados.

Otro acto frecuente de los acosadores, es robar las contraseñas para acceder de forma directa a la información que necesitan para chantajear a la víctima.

Una vez el acosador dispone de la información necesaria la usará para chantajear al acosado. Lo amenaza con publicar dicha información y así disponer del control del menor.

El sector de vulnerabilidad principal, son adolescentes y niños. Los más afectados son los menores de catorce años. Existen redes específicas de explotación sexual comercial. Estas se encargan del reclutamiento de adolescentes por Internet, para poder usarlos como material pornográfico. Los ataques se dirigen principalmente a las niñas.

Del grooming al abuso sexual

Debemos de tener en cuenta lo grave de este asunto. Pues está demostrado que el acoso sexual a menores a través de  Internet, es la primera parte de lo que pude llegar a convertirse en un abuso sexual.

Existen diferentes etapas en el grooming. El pederasta puede ser un individuo que actúa de forma individual o puede pertenecer una red de explotación sexual comercial de menores.

Sabiendo esto, la manera de actuar siempre suele llevar el mismo patrón. Las fases del acoso sexual a menores usando Internet, se podrían clasificar en los siguientes así:

  1. Relación: Es aquí donde el adulto se pone en contacto con el menor a través de cualquier medio. Principalmente a través de perfiles falsos.
  2. Amistad: El adulto crea vínculos emocionales con la víctima.
  3. Atracción: Una vez el vínculo del menor se fortalece, el acosador intentará seducirle para lograr obtener imágenes, vídeos u otros contenidos de índole sexual.
  4. Intimidación y chantaje: Cuando el acosador dispone de suficiente información privada la usara para manejar al menor, conseguir más material, aislarle…
  5. Cita con fines sexuales: Como ya hemos comentado anteriormente, el grooming, frecuentemente, es el paso anterior a una violación.

La Ley N53/07  de Crímenes y Delitos de Alta Tecnología, nos ayuda a definir qué es la pornografía infantil:

Toda exhibición, independientemente del medio empleado, de niños, niñas o adolescentes, utilizados en acciones sexuales explicitas, verídicas o simuladas o toda representación de órganos sexuales de niños, niñas y adolescentes con fines fundamentalmente sexuales.

En el artículo número 24 de dicha ley, se especifica que: la realización, divulgación o comercialización de imágenes o representaciones de menores con naturaleza pornográfica, está penado por la ley, al igual que la posesión de dicho material.

Denuncia del acoso sexual a menores

Los casos de acoso sexual online a menores no se denuncian. Las víctimas, ya sea por miedo o por vergüenza, deciden no hacerlo, por lo que se desconocen los números reales de los menores afectados.

Se han realizado muchos estudios sobre este tema. El grooming se denuncia menos del 1% de los casos y, sin embargo, este acto delictivo, crece anualmente a pasos desmesurados.

En una de las últimas encuestas, financiada por la Comisión Europea y realizada por EU Kids Online, saco a la luz que el 9% de las niñas y niños de Europa, entre once y dieciséis años, han sido víctimas de extorsión con índole sexual, a través de las redes sociales.

Los pasos que debemos hacer seguir en caso de que nuestro hijo sea víctima de grooming son:

  • Informar a las autoridades.
  • Averiguar cuáles son todas las vías por las que el acosador mantiene contacto.
  • Recopilar todas las pruebas: mensajes de texto, conversaciones de WhatsApp, correos electrónicos.

Apoyo al denunciar

Mucha gente se siente perdida ante esta situación. Nuestro equipo de Informáticos Forenses puede ofrecerle ayuda. Somos expertos en localizar rastros y evidencias digitales, para demostrar los actos delictivos del acosador y así poder denunciarle. Disponemos de las últimas tecnologías para garantizar la mayor efectividad en nuestro trabajo.

Algunos de nuestros procedimientos para luchar contra el acoso sexual a menores en Internet son:

  • Ratificación de conversaciones a través de dispositivos electrónicos como WhatsApp, corro electrónico.
  • Localización del acosador.
  • Revelación de Software espías en móviles, ordenadores, otros dispositivos electrónicos.
  • Recuperación de archivos.
  • Verificación de las acciones del acoso.

Nuestros especialistas, después de recopilar toda la información necesaria, realizarán un informe pericial sobre la investigación, explicando el procedimiento de análisis y exponiendo los resultados. Debemos saber que siempre existe un rastro que seguir, nuestro grupo de expertos localizaran la información necesaria para atrapar al responsable.

Consecuencias del acoso sexual por internet a menores

Este tiene consecuencias graves, no solo para el menor en sí, sino también para la familia:

  • Daños en la victima:
    • Psicológicos: bajada de la autoestima, aprensión, cambios de humor, mal rendimiento académico, alteraciones en los ritmos del sueño y de la alimentación, depresión infantil, ansiedad,  comportamientos autodestructivos…
    • Físicos: autolesiones, pérdida de peso repentino, agotamiento…
  • Daños en el conjunto familiar: perdida de relación familiar y social, peleas, chantajes a la familia del propio acosador…

Prevención contra el grooming

Grooming

Debemos de ser precavidos antes esta situación, pues cada día más acosadores deciden utilizar Internet para atacar a las víctimas. Existen medidas básicas de prevención contra el grooming:

  • Debemos saber que redes sociales utilizan nuestros hijos. Y enseñarles a prevenir los ataques.
  • Proteger la privacidad ante todo. No revelar información personal o imágenes privadas, una vez esta información está en la red, perdemos total control sobre ella.
  • Mantener protegidos los equipos informáticos. Al igual que las redes sociales con contraseñas, para evitar que puedan robar datos o suplantar nuestra identidad.
  • Si nuestro hijo ya está siendo víctima de un acosador, después de informar a las autoridades pertinentes de la situación. No debes continuar la comunicación ni acceder a una cita presencial.
  • Darle confianza a nuestros hijos, así nos aseguraremos de que, en el caso de que se vean sumergidos en esta situación, nos pedirán ayuda.
  • Comprobar si el acosador ya ha conseguido acceder al ordenador o a datos personales, en ese caso eliminar todo contenido que sea de riesgo.
  • Recopilar todas las pruebas para inculpar al pedófilo.

El principal problema del acoso a menores por Internet, es la falta de formación. La gran mayoría de menores disponen de teléfonos móviles, portátiles y otros medios tecnológicos de comunicación, de los cuales, no se les ha proporcionado la educación necesaria para usarlos debidamente. No conocen los riesgos a los que pueden exponerse, ni los pros y contras de las redes sociales.

Debemos darle mucha importancia a inculcarle a los menores la importancia de la privacidad. Que sepan que toda información que se suba a la red está a disposición de todo el mundo, no solo de la gente de confianza.

Puede contactar con nosotros a través de nuestra pagina web. Estamos a su servicio para ofrecerle un asesoramiento gratuito y personalizado sobre el Gromming o Acoso sexual a menores por Internet.

Gromming: Acoso sexual a menores por Internet
vota este post

Sin Comentarios

Puedes publicar el comentario de la primera respuesta.

Deja un Comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Por favor ingrese un mensaje.