¿Necesitas hacer una Consulta?

Delitos en WhatsApp ¿Qué es legal?

Son muchas las veces que hacemos cosas que realmente no deberíamos de hacer, pero porque no sabemos que van en contra de la ley. Hoy desde Informático Forense nos vamos a centrar en los delitos de WhatsApp, puesto que esta es una de las aplicaciones más utilizadas en nuestro país.

Es importante conocer las leyes que influyen sobre WhatsApp

La justicia está sometida a una gran presión debido a un sinfín de cambios y nuevos delitos, causados principalmente por el crecimiento y de las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea. Antes la información no salía de un pequeño grupo de personas, ahora se extiende como una epidemia a través de capturas de mensajes, capturas de pantalla, audios… Todo esto gracias a aplicaciones o redes sociales como Instagram, Facebook, Twitter o WhastApp.

Es de vital importancia ser conscientes de que el Derecho Penal está lleno de pequeños matices. A la hora de cometes un delito a través de WhatsApp hay que conocer la situación, el contexto de las conversaciones y las personas que participan en ellas. No es lo mismo que una persona insulte a un par de participantes de un grupo en WhatsApp que a un colectivo que sufre opresión en una red social pública.

A diferencia de lo que muchas personas piensan, es muy frecuente cometer delitos en WhatsApp. Lo que debemos de tener en cuenta de esta aplicación, de las redes sociales y en definitiva de Internet, es que no son herramientas que nos permitan decir libremente lo que queramos. Aunque es frecuente ver como insultan a político, toreros, o semejantes y esto es un delito. Debemos de tener cuidado.

El anonimato no es excusa para cometer delitos. Hay que ser muy cuidadosos con lo que decimos o hacemos en WhatsApp y las redes sociales.

Delitos de WhatsApp

Cuando usamos esta aplicación, pocas veces le damos la importancia que realmente tiene a los actos y mucho más a las consecuencias que podrían tener estos. El móvil nos da una falsa sensación de seguridad. Al igual que cualquier aparato tecnológico; la pantalla es una barrera contra cualquier mal.

Son muchas veces ya las que hemos hablado sobre el peligro de protegerse detrás de una pantalla. Ya que esta sensación es completamente falsa. Todos los delitos relacionados con esto se encuentran recogidos en el Código Penal español, donde se aplican independientemente de cual haya sido el medio por donde se realizan. Lo que queremos decir, un delito que se realice cara a cara, también lo será si se ha hecho a través de WhatsApp.

Pero ¿cómo podemos estar seguros, si realmente no conocemos lo que es ilegal? Por esta misma razón vamos a comentar las dudas más frecuentes que tienen nuestros clientes sobre legalidad relacionada con WhatsApp.

¿Se pueden compartir capturas de pantalla de una conversación?

Las capturas que se pueden compartir de forma legal son aquellas en las que la persona que las difunde, participa en la conversación. El problema al que nos podemos enfrentar es cuando en dicha conversación aparezcan datos personales.

Cuando realizamos una captura de pantalla y esta se comparte con el número, nombre o apellidos de la otra persona, esta podría denunciar a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). Ya que hemos revelado información personal suya. Si queremos difundir una captura hay que asegurarse de tapar los datos.

La denuncia puede traer consigo una sanción administrativa, nunca podrá ser penal. Con esto queremos decir que la sanción será económica, dependiendo de la gravedad, será mayor o menor.

Se puede compartir cualquier conversación siempre que se mantenga la privacidad de la gente que participa en ella.

¿Qué puede pasar al insultar a través de WhatsApp?

Los insultos ya no están regulados por el Código Penal, por lo que no se consideran un delito. Si estamos recibiendo faltas a través de WhatsApp, podemos denunciar por vía civil o administrativa. Lo que sí es un delito son las amenazas como podrían ser “Voy a ir a por ti”, “Se dónde vives” o “Te voy a matar”. Siempre y cuando se analice el conjunto de la conversación y efectivamente se trate de amenazas.

Hay que tener en cuenta que las amenazas si son un delito. Pongámonos en la situación de que dos vecinos no tienen una buena relación y a través de WhatsApp uno amenaza al otro. Esto se tendrá en cuenta de la misma forma que si lo hubiera hecho a la cara.

¿Mentir y difamar a una persona por WhatsApp es un delito?

Al igual que en la pregunta anterior, mentir o realizar injurias a través de WhatsApp, afectando a una persona, es igual que si se hiciese cara a cara. El principal problema de esto, es que es la propia persona sobre la que se está difamando, la única que puede poner una denuncia. Esto quiere decir que, si la persona en cuestión que es víctima de la situación, no se entera, no tendrá ningún consecuencia legal.

Aunque no participemos en las mentiras, calumnias o vejaciones que se realizan. Por ejemplo si se hacen en un grupo de WhatsApp, si tampoco intentamos ponerle solución, somos igual de culpables de los que lo están haciendo.

Sobre el delito del odio

El delito del odio es aquel en el que se habla de forma racista, homofoba, sexista, etcétera. Es realmente complicado de perseguir. Ya que son los propios participantes de la conversación de WhatsApp quienes deben de poner a las autoridades en conocimiento de la situación. Aun así, si esto llega a ocurrir, la persona o el grupo de personas que emplean ese tipo de lenguaje, puede alegar que su intención no era ofender a nadie,  que se trataba de una broma… Librándose así de cualquier tipo de penalización. Como hemos dicho anteriormente es una situación realmente complicada de erradicar.

Una de las únicas formas en las que el delito al odio es posible de penalizar, es cuando se realiza a través de una red social pública. No es lo mismo compartir un comentario xenófobo en un grupo de WhatsApp con amigos, que en Twitter donde pueden verlo miles de personas.

¿Qué hacer si se sufre bullying a través de WhatsApp?Hay que tener mucho cuidado con lo que decimos por WhatsApp

Cuando se es víctima de acoso, ya sea bullying, sexting, mobbing… lo más importante es denunciar con el mayor número de pruebas posible. Dependiendo de la situación las consecuencias para el acosador serán más graves:

  • El acosador es menor de 14 años. La denuncia llega al Ministerio Fiscal. Este remitirá dicha denuncia a la dirección del centro o a la localización desde donde se estén realizando los abusos. Serán los responsables del menor los encargados de establecer las medidas necesarias para poner fin al acoso y proteger a la víctima.
  • El acosador es menor de edad, pero mayor de 14 años. En este caso se le puede exigir responsabilidades tanto de forma penal como de civil. Esto es regulado esto a través del Código Penal. Ahí esta detallado explícitamente el proceso penal sobre los menores, regulado por la LO 5/2000 artículo 1, donde vienen las responsabilidades penales de los menores.
  • El acosador es mayor de edad. Aquí es donde se podrá exigir responsabilidad tanto civil como penal a través del Código Penal. Es un proceso regulado específicamente por la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

¿Las capturas de pantalla se pueden usar como pruebas en un juicio?

Cada vez es más común utilizar capturas de pantalla en un juicio como prueba.  A pesar de esto, los pantallazos no acreditan nada, ya que el juez, aunque ve clara, por ejemplo, una situación donde se amenaza al denunciante, no puede asegurar si se trata de una captura real o una modificación de la conversación.

Para poder utilizar en su totalidad una captura de pantalla como prueba ante un procedimiento judicial es necesario recurrir a los servicios de un perito informático. Este se encargara de acreditar los mensajes. Y aun así, son los juzgados y los jueces los que deciden aceptar o no ciertas pruebas.

¿Qué pasa si meto a una persona en un grupo de WhatsApp sin su consentimiento?

Cuando nos incluyen en un grupo de WhatsApp sin que hayamos dado permiso para ello, podemos denunciar a Agencia Española de Protección de datos sin problema. Esto se debe a que, el administrador que nos ha incluido en dicho grupo, ha mostrado nuestros datos personales al resto de integrantes sin nuestro permiso.

Es una revelación de datos personales considerada grave. Y, como hemos dicho anteriormente, tiene consecuencias económicas, nunca penales.

¿Se puede ir a la cárcel por cometer un delito a través de WhatsApp?

Obviamente sí. El delito cometido a través de WhatsApp debe de ser de cierta gravedad para terminar en cárcel.

Aunque muchos no saben, la gravedad que pueden alcanzar los delitos que se cometen a través de esta aplicación, muchos terminan en penas de cárcel. Esto porque son realmente graves, como podría ser difundir pornografía infantil.

También puedes terminar con penas de prisión en el momento en el que se comparte material audiovisual intimito sin consentimiento de la persona.

Hace poco se han incluido el delito de “stalking”, en el artículo 172 del Código Penal. Ese está penado entre 3 meses y dos años de prisión. Este consiste en acosar a otra persona, realizar hostigamiento, amenazas, coacciones…

Si la pena establecida es inferior a dos años, y es la primera vez, se puede cambiar por otro tipo de sanción económica o trabajo social. Si se vuelve a incurrir en un delito, no hay opciones y se va a la cárcel.

Peritación de conversaciones de WhatsApp

Una de las solicitudes más frecuentes que recibimos en nuestra empresa de peritos informáticos, es la peritación de Peritación de WhatsAppconversaciones de WhatsApp y otras redes similares a la aplicación. Esto es por la necesidad que tienen nuestros clientes de dar autenticidad a las conversaciones a través de la aplicación.

Para poder realizar una correcta planificación de un informe pericial informático sobre la peritación de conversaciones de WhatsApp es importante tener en cuenta:

  • Según WhatsApp Inc, la empresa encargada de la App, esta no almacena en los servidores las conversaciones que se realizan a traves de la aplicación. Con esto quiere decir que el perito informático no podrá apoyarse en el juez, para verificar si los mensajes enviados y recibidos son auténticos.
  • Los mensajes, una vez enviados, el propio usuario que los envió puede eliminar la conversación sin dejar rastro. Por ello es necesario un examen informático forense, para recuperar todos los datos. La complejidad de este proceso es muy delicada. Hay que asegurarse de contar con el mejor equipo de profesionales.

Cuando se ha verificado que los mensajes reales, existen dos tipos de “defensa” a las cuales los acusados recurren más:

  1. El teléfono se había extraviado o se lo habían robado. Con lo que los mensajes enviados, aunque sean reales, los realizó otra persona.
  2. Utilizando ciertos programas informáticos especializados, se puede suplantar un teléfono y enviar mensajes desde este. Se pueden hacer pasar por el propietario.

Con todo esto vemos el difícil trabajo que es probar que unas conversaciones son reales para usarlas como  prueba en un procedimiento judicial. Por esta razón en esencial contactar a profesionales especializados. Esperamos que este post de delitos de WhatsApp le haya servido de ayuda para evitar infringir la ley.

 

Delitos de WhatsApp, ¿sabemos qué es legal?
5 (100%) 1 vote

Sin Comentarios

Puedes publicar el comentario de la primera respuesta.

Deja un Comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Por favor ingrese un mensaje.