¿Necesitas hacer una Consulta?

Los delitos más comunes y habituales que existen en la web
Como web de Perito Informático Madrid siempre queremos tener a sus lectores al corriente de lo que sucede en la web. Por eso hoy vamos a hablar sobre los delitos más comunes y habituales en la web que nos podemos encontrar al navegar. Como aquellos que están relacionados con los diferentes dispositivos informáticos y electrónicos. Además de comentarlos, vamos a explicar en que consiste cada uno de ellos.

Los delitos más comunes y habituales en la web

Sitios webs falsos

Uno de los más habituales y en los que muchos usuarios han podido vivir, son las páginas o webs falsas. Seguro que a más de uno/a, al meterse en una página les han llevado a otra. Que nada tiene que ver con lo que estaba buscando. Estas re-direcciones son más comunes de lo que pensamos.

En muchas ocasiones no sucede nada o no existen consecuencias. Solo se hace para enviarnos a una página que quiera engancharnos por ofrecernos algo. Sobre todo, se usan para webs de pornografía o de publicidad.

Como hemos dicho, generalmente no hay consecuencias. Pero, en otras ocasiones si las hay y bastantes graves. El problema llega cuando entras en una página que parece visualmente que es la que te interesaba. Mediante la ingeniería social se diseñan estas webs, con la intención de engañar al usuario. Que no sepa diferenciar cual es la verdadera página de la falsa.

El usuario sin saberlo, da datos personales o confidenciales, de los cuales son recogidos por los delincuentes. Que más tarde los usaran para obtener vía libre y robar todo aquello que quieran o consideren. Para ello, en estas páginas se diseñan una zona donde poner toda esta información. Direcciones, cuentas corrientes, tarjetas de crédito y débito.

Estas artimañas no sólo se encuentran navegando, sino al recibir correos electrónicos… Incluso, se ha detectado que a veces, estas redirecciones vienen acompañadas de correos falsos. Eludiendo a contactos de la víctima o enviando emails de una persona conocida con muchos contactos. Es decir, suplantar la identidad de otro usuario.

Suplantación de la identidad: el gancho perfecto para delinquir

Al respecto del anterior delito, se desprende este: la suplantación de la identidad. No sólo es usado por los delincuentes, también por cualquier usuario. Es más, si nos metemos en un ordenador sin permiso e introducimos la clave, estamos suplantando al dueño/a. Da igual que el ordenador o teléfono que nos metamos sea de nuestra pareja, hijo/a, madre/padre.

De hecho, existen sentencias donde declaran ilegal esta práctica. En el post de espiar mensajes es ilegal, exponemos este punto y las consecuencias que pueda haber. Pero volviendo al anterior delito que hemos explicado antes, la suplantación se hace cuando se ha conseguido los datos.

Los estafadores al recoger los datos de las víctimas, suplantan la identidad de estas. Al introducir los datos y realizar compras, robo de dinero con tarjetas… Cuando hablamos de efectuar compras, no sólo se hacen una lista de la compra. Puede alquilar una casa o vehículos, como contratación de servicio.

En internet, recordemos ya se puede hacer muchas gestiones como las descritas. Los contratos a detectives privados para localizar personas, saben muy bien de estos hechos. Ya que muchos de sus clientes, les contratan para que investiguen a estos estafadores. Y averigüen quienes son y donde viven para luego, interponer denuncias.

Extorsión y acoso online. Dos delitos muy peligrosos que se está extendiendo

Dos de los peores delitos más peligrosos y que conllevan consecuencias graves son las extorsiones y el acoso. No existen perfiles específicos de las víctimas, el acoso on-line se extiende a cualquier edad.

Existen distintos tipos de acosos, pueden ser porque alguien a cogido “manía” a otra. O porque una expareja no quiere dejar la relación por mucho que la otra parte quiera. O peor aún, que alguien tenga fijación por un usuario en la web. Y como no, uno de los acosos más graves: a menores. Donde el sujeto pretende mermar a ese menor, mediante amenazas o extorsiones.

Delitos online

Todos estos ataques que se producen en línea, hacen que la víctima se vea desamparada sin saber que hacer. Un perito informático judicial, le aconsejara que lo primero que tiene que hacer es pedir ayuda.

Si se trata de menores, debemos educar a estos para que puedan saber que pase lo que pase, los adultos les ayudaremos. Sobre todo, las figuras de los padres; quienes ante estos sucesos deben acudir a las autoridades enseguida.

Dentro de este delito, nos encontramos con el grooming, que consiste en engañar a un menor o menores para luego extorsionarles a cambio de sexo. Con envíos de fotografías o videos subidos de tono o por último, encuentros sexuales.

Convención sobre Protección de los menores contra explotación y abuso sexual

En el 2007 la convención de protección de menores contra la explotación y abusos sexuales, crearon el primer documento sobre este tema. Incluían al grooming como uno de los delitos penales más graves. Este en concreto, tiene entrelazado dos delitos: acoso y extorsión.

La “táctica” de estos delincuentes es la misma. Se crean un perfil falso, imitando el de muchos adolescentes o menores. Se hacen pasar por niños o niñas y empiezan a solicitar amistad a los perfiles que más les interesan. Poco a poco, se van intercambiando mensajes y mantienen conversaciones. Con el fin de obtener toda la información que quieren y gustos de sus víctimas.

Durante un periodo no se quitan la máscara; esperan hasta el momento que ellos crean oportuno. Cuando saben que ya pueden atacar, es cuando se muestran como son en realidad. Empieza el acoso, la extorsión, las amenazas con mandar videos o fotos comprometidas de las víctimas.

Detrás de estos perfiles falsos y la recopilación de evidencias digitales

Mediante la búsqueda de metadatos y los exámenes periciales, se pueden obtener muchos datos sobre estos sujetos. Todo lo que se recopila se convertirá en la base de pruebas que tendrá el abogado de la víctima. De esta forma, los tribunales y el magistrado, ante las evidencias que se lleven, podrán comprobar todos estos delitos.

Los expertos estudiaran y rastrearan por toda la red los perfiles que usaban o usan para captar más víctimas. Cuantas más pruebas más posibilidades hay para que se les imputen varios delitos. Aumentado las condenas y los años que tendrá que estar en prisión.

Hackeo de ordenadores

Otro delito que es muy habitual es el hackeo ilegal. Los cibercriminales, a través de un ordenador, entran en los sistemas informáticos. El objetivo es robar o manipular información y datos. Para luego o venderlos en el mercado negro o hacer chantaje al usuario.

Si antes se hacía mediante la colocación de micrófonos o cámaras, ahora es con los ordenadores. Lo que hacen es espiar a su objetivo. Hay que diferenciar de los hacker o cracker, en este tipo de prácticas ilegales. Los primeros hackean en busca de información, pero más bien es una forma de saber a donde les lleva sus conocimientos. Intentan cruzar barreras a la vez que desean formarse una reputación en la web. Los segundos son los piratas informáticos que ofrecen sus servicios al mejor postor.

Todos estos delitos aunque sean nuevos están tipificados en nuestro ordenamiento jurídico. Todos ellos son de tipo penal y las penas de prisión puede ser muy altas. Todavía queda mucho camino en la seguridad que debería estar instalada en internet.

Los expertos empiezan a señalar que se necesita una normativa más estricta. Tanto para la protección de datos como para luchar contra los cibercriminales. El hecho, que, de momento, muchos usuarios, ven peligrar sus movimientos cuando navegan. Pinchar en un enlace o meterse en una página, supone a veces, un juego muy arriesgado.

Conocer los delitos más comunes y habituales en la web te ayudará a estar alerta ante ellos. ¿Has sido víctima de alguno de estos? Coméntanos.

Los delitos más comunes y habituales en la web
vota este post

Sin Comentarios

Puedes publicar el comentario de la primera respuesta.

Deja un Comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Por favor ingrese un mensaje.